Cerro de la nevería | Hoteles Emporio

Cerro de la nevería

|

El Cerro de la Nevería cuenta con innumerables relatos, que van desde sus orígenes ancestrales, hasta su papel en la actualidad como uno de los principales atractivos turísticos de la región.  

Este sitio emblemático ofrece a los visitantes una combinación perfecta de naturaleza, historia y enigmas, que lo convierten en un destino obligado para cualquier viajero. 

¡Acompáñanos y conoce un poco más sobre el cerro de la nevería Mazatlán historia y otros detalles que te sorprenderán!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rob Saviñón (@roberto_savii)

Historia 

El Cerro de la Nevería se encuentra ubicado en el municipio de Mazatlán, en el estado de Sinaloa, y tiene una rica historia que se remonta siglos atrás, siendo testigo de importantes eventos que forman parte integral de la cultura regional. 

Antiguamente, el Cerro de la Nevería fue considerado un lugar sagrado por las comunidades indígenas que habitaban la zona. Según las leyendas locales, este lugar estaba vinculado a deidades relacionadas con la naturaleza y por ello se celebraban rituales para honrar su poder y protección. 

Durante la época colonial, tanto este como el cerro del vigía Mazatlán fueron utilizados como un punto de referencia para los viajeros y exploradores que recorrían la región. 

Su altura y ubicación estratégica les permitían tener una vista panorámica excepcional de los alrededores, lo que facilitaba la orientación y la planificación de rutas. 

Origen de su nombre 

A ciencia cierta no existe documentación del porqué se llama cerro de la nevería Mazatlán, sin embargo, según cuentan los pobladores, este lugar recibió su nombre debido a que, en el pasado, dentro la cueva del diablo se almacenaba con hielo los productos del mar que traían los barcos camaroneros, provenientes de San Francisco, estado de California. 

Su papel en el desarrollo local 

Durante la Revolución Mexicana, el Cerro de la Nevería tuvo un papel destacado como refugio para las comunidades que buscaban protegerse de la violencia y los conflictos armados. Muchos habitantes encontraron seguridad en las cuevas y grietas que caracterizan la geografía del cerro. 

A medida que la región se iba desarrollando, se construyeron caminos y senderos que permitieron el acceso al cerro, como el famoso puente del paseo “General Juan Domínguez”, por lo que estos caminos se convirtieron en importantes vías de comunicación y comercio, impulsando el crecimiento económico de las poblaciones establecidas. 

En la actualidad, el Cerro de la Nevería ha sido designado como un área turística que es protegida por los propios vecinos. Allí los visitantes pueden explorar sus senderos, pasear en pulmonías (un transporte típico local), y disfrutar de las vistas panorámicas más hermosas que dan hacia el pacífico y hacia la ciudad de Mazatlán. 

Conclusión 

Con su fascinante historia y su belleza natural, el Cerro de la Nevería sigue siendo un destino popular para aquellos que desean experimentar la conexión entre el pasado y el presente.  

Ya sea que estés interesado en la historia o simplemente estás en plan de disfrutar la tranquilidad de la naturaleza, en este lugar podrás deleitarte de principio a fin. No en vano ha sido bautizado como “el cerro más bonito de Mazatlán”.